Llegó la décima edición del Movile World Congress a Barcelona con más de dos mil expositores, de los cuales hay 70 empresas españolas. La cita del móvil a nivel mundial vuelve a la ciudad condal con una gran inversión en marketing y publicidad, de manos de las grandes firmas del sector.

Entre los temas más comentados, destaca la lucha a capa y espada entre iOS y Android que ha conseguido guardar definitivamente en el cajón la BlackBerry. Hasta la fecha, Android sigue estando a la cabeza gracias al crecimiento de los dispositivos de bajo coste procedentes de Asia, pero la manzana de Jobs, recogida del árbol por Tim Cook sigue imparable con su iPhone 6 y ya se habla del 7.

Otra de las propuestas que está haciendo correr ríos de tinta, es la del desarrollo de dispositivos a base de módulos, es decir smartphones a la carta, lo que haría posible ahorrar considerablemente los costes de fabricación y desarrollo de estos dispositivos. El formato de las Tablet busca “lavar su imagen” y que el usuario se centre en darle un uso más “productivo” y no solo de ocio.

Otro concepto que lleva años sin terminar de arrancar, es el pago a través del móvil mediante la tecnología NFC (Near Field Communication) que intenta desbancar a las tarjetas de plástico y hacer de tu móvil un monedero. Samsung anunció su propio sistema de pago “Samsung Pay”, para pagar sin contacto en cualquier comercio sin tener que usar NFC. Al hacer una compra, el usuario solo tendrá que poner su huella dactilar en el móvil y aceptar la transacción.

Otro mercado al alza es de las aplicaciones (entre Google Play y Apple Store cuentan con más de un millón de apps) que buscan adaptarse a las nuevas tendencias y no ser una más de las apps que luego nadie descarga. De ahí surgen proyectos como el de Appzoom Technlogies, que propone una tienda de aplicaciones que ayude al usuario a descubrir cuál es su favorita. Movilidad y tecnología sacaron hace unos años el billete del tren con destino innovación. ¿Tienes ya el tuyo? ¡Pasajeros al tren!