El 24 de abril se cumplió el primer año del smartwatch de Apple, que aunque fue muy anhelado, no obtuvo en un primer momento los resultados que se esperaban desde la empresa de Cupertino. ¿Por qué? Principalmente la desconfianza del consumidor ante una nueva realidad a la que muchos le cuestionaban su usabilidad. Sin embargo, Apple no tiró la toalla y continuó perfeccionando el software y las funcionalidades del reloj.

shutterstock_389227378

A todo esto, la puesta en escena de más wearables como el de Sony, Samsung o LG, ha hecho que la empresa norteamericana se haya puesto las pilas en este sentido y haya seguido perfeccionado sus modelos venideros. Por lo que hemos podido conocer desde Lina Ortas el nuevo Apple Watch 2 promete dar que hablar… ya que integrará una cámara frontal para hacer Face Time, la inclusión de un chip inhalámbrico que le permitirá tener una mayor independencia del iPhone y poder contar con una mayor durabilidad de la batería.

 

Los wearables han encontrado su amplio nicho en el mundo del deporte y más concretamente en el fitness, acaparando casi el 70% del mercado. En el Reino Unido en un año se ha doblado el número de personas que cuenta con un smartwatch pasando de 320.000 a 720.000 usuarios. Un estudio de YouGov demuestra que se ha incrementado considerablemente durante el último año el número de wearables pasando de 2,8 millones a 3,6 millones.

 

Desde Lina Ortas estamos convencidos de que el mercado de wearables continúa en alza, siendo un mercado de masas, creando así una gran oportunidad de mercado, gracias a las grandes inversiones realizadas en marketing, pero ojo, este mercado tiene que seguir madurando ya que sino correría el riesgo de quedarse en una mera moda, aunque para ser sinceros “las modas pasan y el smartwatch permanece”.