Parece que en los últimos meses la red social de microblogging Twitter ha contado con unos imprevistos que están siendo difíciles de solucionar, entre ellos: la pérdida de número de usuarios activos.

Recientemente ha presentado los datos del último trimestre sin rastro de crecimiento a nivel de usuarios activos. En estos resultados se esperaba un beneficio de tres millones de usuarios activos nuevos, pero en ningún caso lo que sucedió: ¡perder dos millones! Twitter terminó el año con 320 millones de usuarios activos (la misma cifra que los tres meses anteriores). Las acciones están en mínimos en estos momentos y la compañía vale unos 10.000 millones de dólares en la Bolsa de NY, cayendo un 70% en el último año.

Jack Dorsey y su equipo ha rebajado el nivel de preocupación tranquilizando a sus inversores, ya que las acciones de la compañía han caído hasta un 50% desde que Dorsey se puso al mando. ¿Cómo remontar el vuelo? Desde hace unos días se anunció el cambio en su “timeline”, argumentando que el nuevo algoritmo primará los tuits con mayor difusión y no por su orden cronológico.

Ante las críticas de un número importante de usuarios con el hashtag #RIPTwitter, la compañía decidió que esta novedad pueda ser desactivada a gusto del usuario. Aunque argumentan que esta nueva funcionalidad hará que se tuitee y retuitee en mayor medida.

Desde Lina Ortas consideramos tampoco fue especialmente beneficiosa la información que aseguraba que iban a ampliar el número de caracteres pasando de 140 a 10.000. Y si a todo esto le añades constantes salidas de dirigentes de tres de las mayores divisiones del negocio hace patente que la situación de Twitter no sea muy halagüeña que se diga. Ahora bien ¿será capaz el pajarito de renacer de sus cenizas como el Ave Fénix?