Instagram sigue batiendo records y es que la red social de fotografía más famosa del mundo ha sobrepasado los 400 millones de usuarios, un cifra que les sitúa por encima del pajarito Twitter que se calcula que tenga unos 305 millones usuarios.

 

Este proyecto nació en 2010 y en estos 6 años ha logrado que se compartan más de 70 millones de fotos y vídeos cada día… De lo que nadie duda es que la compra del gigante Facebook en 2012 fue el punto de inflexión que hizo posible que la base de datos aumentase considerablemente, contando con 170 millones de cuentas nuevas.

 

Pero no todo se queda en eso, ya que por lo que hemos podido conocer desde Lina Ortas es que Instagram prepara el terreno para sus 200.000 anunciantes ¿Cómo? Lanzando el equivalente a Facebook Pages.

 

Con este golpe sobre la mesa, la red social proporcionaría a las marcas de un espacio propio donde poder crear su perfil a nivel corporativo, permitiendo desde una nueva interfaz para web que las marcas puedan crear sus anuncios sin salir de la aplicación de Instagram y saber a golpe de clic a cuántas personas ha llegado su contenido orgánico.

 

Hasta aquí todo muy bonito… pero parece que con el cambio de algoritmo, a la red social le ha salido un grano entre sus seguidores que tiene pinta de infectarse, ya que unas 70.000 personas ya han firmado en contra de la petición del nuevo cambio en la aplicación para compartir fotos.

Y es que en lugar de publicar las imágenes en orden cronológico, como ha sido el caso desde que Instagram nació, ahora un algoritmo se encargará de posicionar las publicaciones según «lo que más le importa» a cada uno de sus 400 millones de usuarios.

 

Lo que es cada vez más claro es que el hijo (Instagram) cada vez se parece más al padre (Facebook) ya que este nuevo algoritmo introducido enterrará aquellos contenidos que no estime de su interés, o lo que es lo mismo y que ya nos suena de algo… a tener que pagar por el contenido que quieres que aparezca lo más arriba del muro de tus seguidores.

 

Mientras tanto Instagram trata de “vender la burra” a sus seguidores con el argumento de que  a medida que uno aumenta su número de cuentas seguidas, es más probable que se pierda contenido interesante (un 70% del mismo, según sus cálculos).

celebracion instagram 300