Uno de los temas más comentados a la hora de sentarse y tomar un café con un community manager es el del “malvado algoritmo de Facebook” y el otro ¿qué sucede con Pinterest? ¿Cómo se usa esta red social? ¿Merece la pena en realidad?

Pinterest

Para los despistados, deciros que Pinterest es una plataforma de compartir imágenes que permite al usuario crear y admisitrar en sus tableros personales colecciones de imágenes (eventos, aficiones, etc). Pues bien, en Pinterest ganar seguidores es una labor demasiado complicada, por no hablar de que la de  acumular actividad que resulta misión imposible.

 

Muchas marcas hacen parada en esta red social, de la que en su día se dijo que era una de las redes sociales con mayor crecimiento, pero Tumblr, por ejemplo, es una red social no tan enrevesada y el usuario no tiene que plantearse como usarlo, simplemente el factor intuitivo hace el resto…

 

Si finalmente te has decidido a lanzar una campaña en esta red social, lo primero que tienes que tener claro es que todo lo que sabes de otras redes te va a valer muy aquí; en segundo lugar, es importante que midas el engagement, el ROI y la relación con el consumidor desde otro prisma diferente.

 

Las marcas no deben esperar resultados de inmediato, ni deben medir el impacto de lo que se está haciendo, por lo que todo ocurre en el momento que se publica, por lo que conseguir el éxito en Pinterest radica básicamente en conseguir que los contenidos se conviertan en una “suerte de fondo de armario” para los consumidores.

 

Las marcas aquí tienen que cambiar sus estrategias y adaptar sus contenidos. Desde Lina Ortas estamos convencidos de que para alcanzar el éxito en Pinterest los contenidos tienen que ser de calidad para que los usuarios no solo lo vean en el momento, sino para que se lo guarden en sus perfiles y que ellos en un futuro actúen y reaccionen sobre ellos, por lo que es importante entender que el consumidor no responderá de inmediato a esos estímulos, sino que los resultados para las empresas surgirán como decía la cantante… ¡a fuego lento! O lo que es lo mismo ¡siembra y cosecharás!