nuevo-boton-comprar
Desde que las redes sociales irrumpieron han ido tejiendo poco a poco la telaraña en la que las marcas han caído en búsqueda de sacar el máximo partido a su estrategia para alcanzar sus objetivos en el ámbito digital.

Con el tiempo las redes sociales han ido evolucionando, siendo en un primer instante una herramienta puramente social hasta día de hoy en la que también busca incrementar la cifra de ventas de cada compañía. Muchos expertos clamaron al cielo cuando vieron que las redes se estaban desvirtuando cada vez más al “intoxicarse” del componente económico dejando de lado el componente social para lo que fueron concebidas inicialmente.

Lo cierto es que con el paso de los años redes como Facebook, Instagram o Pinterest han ido integrando los botones de compra en sus plataforma, permitiendo realizar transacciones online de una forma directa y sencilla, aunque la realidad muestra que son cada vez más los usuarios que han dado la espalda a esta forma de hacer negocios en la red.

Según una encuesta realizada por GlobalWebIndex, a los usuarios no les gustan los botones de compra. Solo el 17% de los usuarios de Tumblr están interesados en usar los botones de compra en esta plataforma. Y son menos los que encuentran útiles los botones en Instagram (14%), Pinterest (13%) o Twitter (12%). Por su parte, únicamente el 9% de los usuarios de Facebook muestra predisposición a usar los botones de compra en esta red social.

Además es interesante mencionar el último estudio realizado por Boston Retail Partners, a finales del próximo año 2016 las ventas en redes sociales se incrementarán un 34%. El futuro del social ecommerce es incierto ya que, por otro lado, el 28% de los encuestados afirmó no esperar cambio alguno en este ámbito.

Aunque se trata de un concepto novedoso para los usuarios, lo cierto es que los botones llevan años reinventándose cada cierto tiempo. Desde Lina Ortas observamos que los resultados de las encuestas no son especialmente alentadores, pero también nos mostramos optimistas y esperamos que progresivamente los internautas se familiaricen con los botones y comiencen a utilizarlos en sus compras online.